Cuando la responsabilidad social es el eje de tu negocio

Estamos asistiendo a una etapa muy compleja donde toda la sociedad está sufriendo. Muchas empresas han tenido que cerrar sus puertas, otras no saben si lo harán tras los ERTEs. Esto se traduce en que muchas trabajadoras y trabajadores han perdido el empleo o no saben si lo recuperarán cuando la normalidad lo permita.

Durante el período mas restrictivo hemos visto cómo los supermercados no sólo no han cerrado sus puertas si no que han tenido que reforzar las plantillas. Su actividad económica ha supuesto una contribución básica para la cotidianeidad, tanto por el abastecimiento de los hogares, como por ser los únicos lugares a donde acudir.

Es por ello que queremos presentar un proyecto social y laboral que puede ser muy tenido en cuenta como modelo esencial para el sustento de la comunidad y de la economía: Coopmercat.

Coopmercat es una red de 4 supermercados locales, situados en la ciudad de Barcelona, que abrió su primer establecimiento en el año 2014. Es un proyecto de TEB Solutions, una cooperativa de trabajo que nace en el año 2009 con la finalidad de dar trabajo a personas con discapacidad intelectual. Esta cooperativa además pertenece al Grupo Cooperativo TEB, formado por 8 cooperativas, que inició su andadura en el 1965 con un taller escuela que ha ido creciendo hasta la actualidad, dando trabajo a más de 650 personas, 500 con discapacidad intelectual, y 250 personas atendidas entre centro ocupacional y residencia.

Creemos firmemente en la capacidad de las personas con discapacidad intelectual y en la necesidad de potenciarlas al máximo; también estamos convencidos que para que este esfuerzo tenga frutos, hace falta que la sociedad construya un entorno inclusivo.

Este supermercado ofrece un servicio de proximidad bajo el concepto de “Kilómetro 0”, apuesta por mantener el tejido de barrio con servicios de calidad para los comercios y también para las personas (reparto sostenible de la paquetería en la última milla, mejora de la movilidad de las personas, cestas ecológicas, encargos…).

La visión y proyección de este proyecto empresarial permite conectar productores locales con consumidores locales, ofreciendo calidad y justicia económica; por otro lado, introduce a las personas con discapacidad intelectual en el mercado laboral, no siendo un servicio asistencial si no un proceso de inclusión donde las personas van a recibir un sueldo digno por su trabajo, con todas las consecuencias vitales y profesionales que conlleva.

“El médico le dijo que tenía dos noticias que darle, una mala y una buena: la mala era que el niño no había nacido bien, y tendría problemas de crecimiento y de todo tipo; y la buena era que se moriría pronto. Por suerte se equivocó: ahora tiene más de 60 años, y ha trabajado toda la vida. Para esto se creó la cooperativa, para crear puestos de trabajo para gente con el mismo perfil”. Fuente

Este proyecto es uno de los que desarrolla el Grupo Cooperativo TEB, que desarrolla productos propios, servicios industriales (empaquetado, montaje, fabricación…), servicios a empresas y particulares (jardinería, limpieza, repartos a domicilio y encargos…), establecimiento de distribución (Coopmercat) y asesoramiento a empresas para la inserción de personas con discapacidad en sus plantillas.

Conocer buenas prácticas nos sirve de inspiración para mejorar la sociedad a través de nuestros modelos de negocio. Tenemos la oportunidad de transformarnos para ser respuestas útiles, dignas y respetuosas con los Derechos Humanos en medio de una situación dolorosa. Esperamos que este ejemplo se replique por todo el territorio nacional.