Hoy se celebra la “Fiesta de la Música”, una oportunidad para promocionar la música como ocio y como arte, para escuchar estilos o artistas que quizás no son del estilo que habitualmente escuchamos. Históricamente ha consistido en “sacar a la calle” la música, artistas nóveles y grandes agrupaciones, al aire libre, para que cualquier persona pudiera disfrutar de los distintos eventos.

Como consultora en RSC, en este día queremos repasar la influencia de la música en el mundo empresarial. La música puede activarnos, no hay nada como buen techno en una noche de marcha; puede ayudarnos a estudiar, quizás con una buena obra clásica; puede acompañarnos en una noche melancólica, con un buen disco de Coldplay; o puede sacarnos el “meneito” caribeño con un buen artista de reguetón. La música es imprescindible en el cine, las películas no serían nada si no hubiese música pensada, diseñada y ejecutada para que la imagen nos involucre en la trama. La música es imprescindible en los establecimientos para “hacernos” comprar, o marcarnos un ritmo inconsciente en la elección de los productos. La música puede provocar que nos pongamos en pie con una lágrima de emoción cuando escuchamos el himno de nuestro equipo o de nuestro país, pero igualmente puede provocar el mayor de los abucheos e insultos en el mismo caso.

No hace falta irnos tan atrás, pero que la música influye en la “empresa” lo saben hasta los romanos. Sólo tenemos que pensar en esas películas donde el ritmo del remo de los esclavos en galeras los marcaba un tambor. Lo mismo pasa cuando pensamos en los ejércitos de hace lustros, esa banda que anticipaba al batallón, que marcaba el ritmo, que imprimía valor.

En la actualidad hay numerosos estudios e investigaciones acerca de la influencia en el mundo empresarial, como ya hemos comentado, tanto en los trabajadores y trabajadores como en la clientela.

En el año 2011 la consultora Heartbeats realizó un estudio entre ciudadanos suecos en el que se concluía que la música es una importante herramienta competitiva para los negocios, en especial porque tiene la capacidad de sintonizar con generaciones más jóvenes. En esta línea, la entidad musical PPL lanzó en 2013 la web Music Works for You en la que publicaba estadísticas sobre el impacto de la música ambiental en negocios como gimnasios, restaurantes u hoteles en Reino Unido. Pocos meses después, la asociación de derechos de autor francesa, SACEM, hizo públicos los resultados de una encuesta realizada a consumidores de ese país, en la que un 90 por ciento confirmó que quería escuchar música durante sus compras. cita

La música ayuda a las personas trabajadoras de una empresa a concentrarse en las tareas. También ayuda a que se sientan mucho mejor, cuando hay música suave de fondo. La música influye en el humor del grupo, incluso ayuda en la comunicación entre compañeros y compañeras de trabajo. El contraste del uso de la músico en ciertos momento, con quizás, el silencio total, ayuda a mejorar la concentración cuando aumenta el estrés en el trabajo, por ejemplo ante la necesidad de cumplir con un plazo concreto.

Hoy en día puede ser muy fácil acertar con una música adecuada a los momentos. En Spotify, conocida aplicación de música en streaming, podemos encontrar listas de música según la finalidad de la misma: concentración, estudio, trabajo intenso, fiesta, dormir, etc.

Por tanto, os animamos a que probéis el uso de la música (y los silencios) para ver si el ambiente cambia positivamente, si la concentración aumenta y, sobre todo, si la felicidad del equipo es mayo. ¡Feliz Dia Europeo de la Música!